Nacer de nuevo

Es la pregunta más importante de tu vida: "¿He nacido de nuevo? ¿Me ha dado Dios la Vida Eterna? ¿Han sido perdonados mis pecados? ¿Ha Jesucristo entrado a mi vida?" Es urgente conocer la respuesta.

"Os es necesario nacer otra vez."  Juan 3:7

La Biblia nos dice claramente que necesitamos nacer de nuevo. Es distinto a la supuesta 'reencarnación', la cual no existe (Hebreos 9:27). Debemos nacer de forma espiritual antes de morir físicamente. Los discípulos preguntaron a Jesús: "¿Quién, entonces, podrá ser salvo?" (Mateo 19:25). La salvación es la obra de Dios e incluye el perdón completo de los pecados, el don de la vida eterna y el sello del Espíritu Santo. En el momento de creer, el creyente llega a ser un hijo de Dios y propiedad del Señor Jesús. La condición es haber conocido a Jesucristo como el Dios y Creador del universo, y a la vez hecho un hombre sin pecado; Su sacrificio en la cruz (en nuestro lugar) y Su resurrección de la muerte. Después de haberse arrepentido de sus pecados y tras haber creído en Su palabra, el pecador recibe la vida eterna de forma irrevocable y sin haberla merecido. Es la pura misericordia de Dios. Ninguna secta del mundo enseña lo que la Biblia dice acerca del Nuevo Nacimiento, el cual tiene que ocurrir para que una persona sea salva. También las grandes iglesias tradicionales han reemplazado esta enseñanza con las falsas enseñanzas de los sacramentos, la membresía o la salvación universal, cosas que NO se mencionan en la Biblia como medios de salvación. Entender el NUEVO NACIMIENTO es escapar de un callejón sin salida.



"Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo: El que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios." (Juan 3:3)

 

"Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que es engendrado por Él."  (1.Juan 5:1)

 

"Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre."  (1.Pedro 1:23)

 

"Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva criatura."  (Gálatas 6:15)

 

"De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas."  (2.Corintios 5:17)

 

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos."  (1.Pedro 1:3)

 

"Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Los cuales son engendrados, no de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios."  (Juan 1:12-13)

 

"Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hayamos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y de la renovación del Espíritu Santo; el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna."  (Tito 3:4-7)



¿Cómo puedo ser salvo?

¿En qué consiste el evangelio? Con pocas palabras: Dios es bueno y justo. Él creó al hombre en Su imagen y sin pecado. El hombre escogió el pecado por propia cuenta y así, desechó a Dios. Con esto, él se merece la condenación eterna. La única solución: Jesucristo, el Hijo de Dios y el Creador del universo, vino a la tierra en forma de un hombre mortal, pero sin pecado. En la cruz, Él entregó su vida como sacrificio sangriento por nuestro pecado, pagando de esta manera por toda nuestra culpa. Su sangre limpia a todo aquel que cree en Él y cancela su deuda. La resurrección de Jesús comprueba que Su sacrificio ha sido suficiente y testifica que Él venció la muerte. La persona que reconoce que está espiritualmente muerta delante de Dios, se arrepiente de su pecado y confía únicamente en Jesús, recibe la vida eterna en este mismo momento de su conversión. El centro del evangelio es el sacrificio del Cordero de Dios. "De manera que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no imputándole sus pecados, y nos encomendó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él."  (2.Corintios 5:19-21)


Testimonio de conversión

Crecí como tú, haciéndome preguntas acerca de la vida sin hallar respuesta. Pero básicamente creía tener todo bajo control. Si realmente existiera un Dios, pensaba que éste tendría que estar a mi favor. No me gustaba que nadie me enseñara otro cosa y dudaba que hubiera alguna cosa importante de la que yo no tuviera ni idea. Mi vida tomó un nuevo rumbo cuando comencé a leer la Biblia completa, empezando por el Nuevo Testamento. Mi motivo era poder contradecir a un amigo quien decía que creía en el Señor Jesucristo. Fue la lectura de la Biblia lo que me puso en contacto con el Dios vivo y verdadero. Me resistí un tiempo a aceptar que Jesús realmente es Dios, el Creador del universo, y no solo un hombre muy espiritual. Más difícil era aceptar que Dios mismo en cuerpo humano se entregó como sustituto para morir en una cruz por mi pecado. Me parecía demasiado. ¡Significaba que yo estaba condenado como pecador perdido! Pero a la vez iba a recibir perdón y absolución completa al dar el paso de aceptar este regalo. Poco a poco iba descubriendo que el Espíritu de Dios quería conquistar mi corazón miserable con su gracia inmerecida y su tierno amor. Si solo podía rendir mi resistencia a Jesucristo quien quería ser mi Salvador y compañero fiel. Clamé al Padre Eterno para que me perdonara mi incredulidad y pedí que Él me diera esta vida suya, de la cual ni siguiera había esperado que existiera. Han pasado muchos años desde que mi Salvador me escuchó y me adoptó como hijo amado del Altísimo. Tengo perdón completo, paz con Dios y la plena confianza de una eternidad en Su presencia gloriosa. Yo, merecedor del infierno, soy salvo por Su bondadosa gracia. Confío plenamente en Jesucristo y a Él le doy las gracias. No es religión, ni es una confesión. Es una relación con el Dios de la Biblia. Le pido a Dios que tú también puedas tener esta experiencia. Si necesitas un ejemplar del Evangelio de Juan para comenzar la lectura del Nuevo Testamento, avísame y te daré uno. ¿Tienes dudas acerca de la Biblia, Jesucristo y lo que le distingue a Él de todas las religiones? No tardes en contactarme.


¡Quiero estudiar la Biblia!

Si deseas conocer el evangelio de Jesucristo y si quieres comprobar qué es exactamente lo que la Biblia enseña acerca de la salvación, te recomendamos estudiar el CURSO VIDA en 5 lecciones. Lo hemos utilizado con buen resultado en el pasado. El curso consiste mayormente en preguntas generales que la Biblia misma contesta con los versículos correspondientes. En Tenerife podemos quedar en un sitio público para hablar de lo que descubriste en el cursillo. Si vives en otro lugar, se puede hacer por correo electrónico.